Los elementos de protección más utilizados por los usuarios en el ámbito de la seguridad y la protección contra accidentes.

 

PROTECCIÓN PARA EL CUERPO

Proporciona a tu cuerpo la seguridad que necesite. Una seguridad integral es la mejor manera de asegurarte ante posibles lesiones, ...
Ver productos

CALZADO DE PROTECCIÓN

Los pies nos llevan y nos traen durante toda nuestra vida. Por ello se creó el calzado de protección, para ...
Ver productos

PROTECCIÓN PARA MANOS

Nuestras manos son las que nos aseguran el sustento. Por ello hay que protegerlas ante posibles lesiones que puedan sufrir ...
Ver productos

PROTECCIÓN PARA CABEZA

Tu cabeza es lo más importante. En numerosas ocasiones proteger tu cabeza de los posibles accidentes que pudiera sufrir es ...
Ver productos

PROTECCIÓN FACIAL

El rostro está en primera linea. Un elevado número de accidentes dejan importantes secuelas en la cara. Para evitarlo, puedes ...
Ver productos

PROTECCIÓN PARA OJOS

CON VISTAS AL FUTUTO. Con un sencillo gesto como es colocarnos unas gafas de protección, evitamos los peligros de un ...
Ver productos

PROTECCIÓN PARA OÍDOS

Protege tus oídos hoy para oír correctamente mañana. Si protegemos nuestra cabeza, nuestro cuerpo y nuestras manos, la protección auditiva ...
Ver productos

 

Los accidentes laborales han aumentado un 10,9% respecto a 2018, contemplándo como tales los propiamente laborales, y los llamados «in itinere».

También se observó un incremento en similar porcentaje de la mortalidad de los accidentes respecto a dicho año.

PROTECCIÓN EN EL ÁMBITO PRIVADO

Los elementos de seguridad nos ayudan en nuestro día a día en la realización de nuestras labores domésticas, como jardinería, tareas de soldadura, pintura, trabajos con madera… manejando en ocasiones herramientas que, sin un uso adecuado de las mismas y sin la debida protección, podrían representar un peligro potencial para nuestra integridad física.

 

Es frecuente por tanto que los usuarios decidan adquirir dotaciones completas de protección, o bien partes de estas, en función de las tareas que suelan realizar.
Sencillamente el hecho de pulir o lijar una pieza de madera o de metal desprende una serie de esquirlas o virutas que en ocasiones acaban en nuestros ojos. Habitualmente este no es capaz de eliminar ese resto por sí mismo, teniendo que acudir la persona a los servicios de urgencias para que le sean extraídas y en los casos más severos, el paciente recibe un daño irreparable en el ojo.
Seguramente esta persona lamentaría no haber empleado unas gafas de protección, ya que por un precio muy económico y con el hábito de utilizarlas y autoprotegerse su ojo no hubiera sufrido ninguna lesión.

 

PROTECCIÓN EN EL ENTORNO LABORAL

La protección en el trabajo se ha convertido en una tarea de todos los agentes que conforman una empresa. Por un lado, el empleador tiene la obligación de poner a disposición de los empleados todos los medios y las señales de seguridad de seguridad necesarios para un desarrollo seguro de la actividad, consultando a estos sus necesidades de forma individual y atendiendo especialmente a aquellas labores que desempeñan una especial peligrosidad. Por otro lado, sin embargo, corresponde a los representantes de los trabajadores y a estos mismos la especial vigilancia de que estas medidas sean llevadas a cabo, y que los medios proporcionados sean los adecuados para conformar un entorno laboral seguro para todos.

 

Hay numerosas amenazas que pueden poner en riesgo a un profesional, desde un simple resbalón en el piso húmedo de unas oficinas,  un accidente eléctrico, o mismamente los peligros que enfrentan diariamente los profesionales de la salud y los higienistas frente a la propagación de enfermedades infecciosas.  Estos son solo algunos ejemplos a los que hay que aplicar especial atención, para identificar dichas amenazas y eliminarlas de forma efectiva pues, su análisis y sustracción, salva vidas.

seguridad